Dolor de espalda en el embarazo

dolor-de-espalda

Durante cualquier proceso de gestación, las mujeres sufren un cambio psicológico y físico más que evidente. Cada uno de los embarazos puede resultar distinto atendiendo a las diferentes variaciones hormonales y las molestias físicas que se produzcan. Precisamente, en este último caso son los dolores de espalda algunos de los problemas más frecuentes.

En realidad, se trata de un síntoma que se ha vuelto tan común entre las embarazadas que en muchos casos se desatiende o se trata como algo normal que se deba padecer. Sin embargo, todos los especialistas aseguran que estas molestias, derivadas fundamentalmente por los cambios posturales de la columna, se pueden paliar y prevenir siguiendo algunos hábitos.

Una de las pautas a seguir para evitar en la medida de lo posible estos clásicos dolores de espalda es la práctica de ejercicio físico. El deporte alivia las sobrecargas en la musculatura, uno de los principales factores por los que se introducen esos molestos dolores de espalda. En este caso concreto, el ejercicio hay que llevarlo a cabo de forma moderada para no dañar al feto.

Otros de los elementos que se deberían tener en cuenta es que la mujer embarazada evite tener sobrepeso, no lleve zapatos de tacón alto, se levante y se siente lentamente y con cuidado para prevenir malos movimientos, tirones, etc…

El dolor de espalda suele aparecer sobre todo entre el quinto y séptimo mes de embarazo, aunque se dan muchos casos en los que empieza mucho antes, incluso a partir de la octava semana de gestación. Este inicio temprano se da generalmente en mujeres que ya venían padeciendo problemas de espalda antes del embarazo.

Hay que tener en cuenta que la espalda de la mujer embarazada llega a variar hasta en 28 grados su curvatura para compensar el aumento del peso de la región abdominal y mantener estable el centro de gravedad. Es decir, la adaptación progresiva a su nuevo estado provoca la aparición de la lordosis lumbar.

Según los expertos, se producen dos tipos de dolor de espalda: el dolor lumbar (espalda baja) y el dolor pélvico posterior. El primero de ellos se da a nivel de la cintura y sube hasta el centro de la espalda (en algunos casos se extiende por la pierna hasta el pie). Este dolor aumenta cuando mantenemos posturas corporales durante periodos prolongados de tiempo y empeora cuando se ejecutan movimientos reiterados.

Por su parte, el dolor pélvico posterior se produce en la parte de atrás de la pelvis y es mucho más común que el anterior. Aparece o empeora al girar en la cama, subir escaleras, sentarse o incorporarse desde una posición sentada, levantarse, flexionar el torso hacia los costados, inclinarse hacia delante, correr, caminar, etc… Un dolor que no disminuye con el descanso y que no necesariamente se previene con un buen estado físico antes del embarazo.

Estos dolores y localizaciones del mismo pueden cambiar durante el curso del embarazo. Suelen ser intensos, secos y profundos, hasta el punto de que muchos de ellos incapacitan a la mujer a realizar algún tipo de actividad, incluso las más cotidianas como caminar. En este último caso, hay que consultar con el especialista por si es necesario algún medicamento o buscar la postura más cómoda para aliviar el dolor.

Hay algunos consejos prácticos que son los más recomendados para estos casos:

  1. Tratar de mantener la espalda derecha y la cabeza erguida hacia el frente
  2. Distribuir bien el peso del cuerpo entre las dos piernas en el caso de estar parada de pie mucho tiempo
  3. Doblar siempre las rodillas al agacharse
  4. Pegar la espalda al costado de la silla si tienes que estar mucho tiempo ante el ordenador (con los pies apoyados en el suelo)
  5. Hacer ejercicio, pilates o yoga
  6. Dormir de lado (especialmente hacia el izquierdo), evitando dormir sobre la barriga
  7. Recostarse boca arriba y flexionar las piernas sobre la barriga para que la columna se ponga derecha
  8. Recostarse sobre un costado y elevar la pierna superior de manera controlada

Lo cierto es que alrededor de un 75% de mujeres embarazadas sufren de dolor de espalda, especialmente en los últimos meses de embarazo, momento en el que si ya los tienes se intensifiquen. Pero, a pesar de resultar muy comunes, es necesario y posible prevenirlos y actuar frente a ellos.

La compañía de las parejas es importante en el embarazo

El embarazo debe ser cosa de dos, por eso el papel del hombre es fundamental para que la mujer pase un embarazo cómodo y tenga un bebé sano.

pareja-embarazo

Algunas de las cosas que los hombres deben saber sobre las mujeres en estado tienen que ver con la alimentación.

Se trata de tener un rol activo en todos estos procesos, ahí comienza la paternidad. Prepararle meriendas y servirle la cena, el desayuno y cuantas comidas necesite al día es una buena ayuda. Es importante tener conocimientos sobre el tipo de dieta ideal para el embarazo y de esta manera ir al supermercado y adquirir lo que se necesita para preparar comidas variadas y deliciosas.

Dormir es muy importante para el embarazo. Es muy útil que las parejas tengan conocimientos de estas cualidades del estado para que cooperen con la mujer. Dormir es importante, por lo tanto es fundamental respetar su sueño.

El embarazo es un periodo que se puede aprovechar para aprender algunas cosas, apoyar a la mujer en estas actividades e incentivarla es una manera de que ella pase esta etapa de forma divertida y productiva. Mujer mujeres se deciden a tejer para confeccionar prendas para el bebé, estas son actividades que los padres deben alentar.

También es fundamental la realización de ejercicios, si ellas desean compañía, entonces les corresponde a las parejas esta tarea. Lo importante es que la mujer se prepare para el parto y cuente con el amor de su pareja en todo este proceso.

Conversar sobre la crianza de los hijos es fundamental para prepararse para la maternidad y la paternidad, ambos tienen responsabilidades y por lo tanto esto debe ser tema de conversación.

Los paseos y las actividades de recreo en común son otras cosas que se pueden hacer en este tiempo. Teniendo en cuenta que no se debe fumar ni beber alcohol, se pueden planificar acciones recreativas, es importante no olvidar que el embarazo no es una enfermedad.

El sexo también es saludable durante este estado, es beneficioso, no le hace ningún daño al niño.

Lo importante es que la mujer sepa que esta decisión de los dos se está haciendo realidad en pareja.

Principales indicios del embarazo

Mucho se ha hablado y escrito sobre el embarazo y las principales señales que alertan a la mujer sobre este estado. Pero también abundan mitos y creencias inciertas, de ahí la importancia de tener claras cuáles son estas pistas que el organismo lanza.

Afortunadamente desde muy temprano comienzan a aparecer estos indicios, lo cual varía según la persona, pero en algunas mujeres las hormonas comienzan a hacer de las suyas muy pronto. Lo cierto es que más tarde o más temprano comenzarán a sentirse estos efectos.

Para quienes la maternidad no es un proyecto inmediato estos indicios son muy útiles pues les permiten tomar la decisión de tener o no tener un hijo.

La más conocida de las señales es el retraso de la menstruación, sobre todo en las mujeres que tienen regularidad en su ciclo. Otro de estos indicios es el dolor en los pechos y cierta hinchazón, aunque también algunas mujeres experimentan esto mismo antes de la regla. También puede notarse cierta hinchazón abdominal.

images

La mujer embarazada puede experimentar muchos deseos de orinan con mucha frecuencia, lo cual se explica porque se incrementa la cantidad de sangre y otros líquidos que circulan por el cuerpo, de ahí que los riñones tengan más actividad y se acumulen más fluidos en la vejiga.

Los malestares del estómago son frecuentes en esta primera etapa del embarazo, sobre todo las náuseas, los vómitos, la acidez y la revoltura. También es común sentir rechazo hacia ciertos alimentos, incluso algunos de los favoritos.

El cansancio es otra de las señales de este estado, muchas mujeres no entienden qué les ocurre hasta que tienen la confirmación del embarazo. Científicamente no está clara la explicación del cansancio en esta etapa del embarazo, pero se le atribuye al gran movimiento de hormonas.

embarazo

En esta etapa comienza a secretarse un fluido vaginal distinto, además de la aparición de acné. Son muy frecuentes los cambios de humor, que pueden ir desde la ansiedad hasta la depresión, todo esto se debe al gran cambio hormonal que experimenta el organismo.

Ante cualquier duda lo más recomendable es hacerse una prueba de inmediato y verificarla más de una vez. Si da positiva, entonces el próximo paso es acudir al médico.

No todo es color rosa en el embarazo

Si bien el embarazo se ve como un regalo del cielo, lo cierto es que también trae consigo muchas molestias para la madre.

Esto no solo tiene que ver con los malestares propios del estado: náuseas, mareos, vómitos, hinchazones, presión alta y diabetes, sino que a esta lista hay que sumarle las incomodidades de las pruebas médicas.

“¿Por qué se siguen realizando amniocentesis en este país si existen pruebas que proporcionan los mismos resultados sin arriesgar la vida del feto?”, se pregunta María Llopis en el texto Las pruebas médicas durante el embarazo: cómo torturar a una preñada, publicado en la revista Pikara Magazine.

Pikara

Según la autora los mismos resultados se pueden obtener en un test genético en un laboratorio privado por unos 700 euros o una ecografía morfológica, por 150 euros.

En el texto se cuestionan las pruebas invasivas, procedimientos que implican peligros para la mujer y para el feto. Estos exámenes se realizan en el primer trimestre del embarazo y tienen como objetivo detectar si el bebé tendrá Síndrome de Down o si es transexual.

La autora aboga por darle la opción a quien desee hacerse estos exámenes y no imponérselo a quien no lo desee. Para ella estos mecanismos están marcados por el miedo que le provocan a la mujer ante la posibilidad de tener un hijo o hija que no cumpla con las expectativas que tiene concebidas la sociedad dentro de “la normalidad”.

Y va mucho más allá de estas cuestiones para poner sobre el tapete la pluralidad que existe en el mundo de la sexualidad y cómo más allá de los genitales del bebé este puede identificarse con uno u otro género, o con ninguno.

Es un criterio generalizado dentro de las personas que se dedican a los estudios de género y los movimientos feministas, que la medicina ha aprovechado estas diferencias para inferiorizar a las personas patologizándolas. Esta es otra manera de poder. Lo cual se prueba en los manuales de enfermedades mentales, que hasta hace poco contemplaban la homosexualidad como una enfermedad y que aún no han despatologizado la transexualidad.

En fin, que por estos miedos a traer al mundo seres inadaptables es que se perpetúan las discriminaciones. “Hace falta mucho feminismo en la maternidad”, concluye Llopis.

Embarazadas: la dieta es fundamental

dietas-para-embarazadas

El embarazo puede traer consigo un grupo de complicaciones que pueden poner en peligro a la madre y a su bebé, pero no hay que asustarse, simplemente seguir todas las indicaciones recomendadas para este periodo.

En primer lugar se aconseja que la maternidad sea una decisión, algo pensado y bien planificado. De esta forma la mujer puede preparar su cuerpo parta este estado. No obstante, si el embarazo se presenta de pronto y la decisión es continuarlo se debe entonces tener más precauciones.

Desde que surge la sospecha del embarazo la pareja, o la mujer si es soltera, debe acudir al médico en primera instancia.

Indican los especialistas que todo embarazo debe ser cuidadosamente controlado antes del nacimiento del bebé.

El sistema de salud entrega a la mujer un carnet de control prenatal que recoge información importante sobre la embarazada para que esté a la mano en caso de necesitarse. Es preciso, por esto, que la mujer siempre porte este documento que se actualizará en cada consulta médica.

La información es también fundamental, es un periodo en que la pareja debe estudiar las cuestiones relativas al embarazo, a la maternidad y a la paternidad y prepararse psicológicamente para asumir este cambio en sus vidas.

Las mujeres deben preparar su organismo para que el bebé tenga todos los componentes para un desarrollo sano. Una de las recomendaciones para este periodo es el consumo de ácido fólico. Se trata de una vitamina que desempeña un rol fundamental en el desarrollo del sistema nervioso central del bebé. Esta vitamina actúa principalmente en las primeras semanas del embarazo. Su consumo debe ser de aproximadamente 400 microgramos al día.

Otro factor fundamental en la atención a una embarazada es la alimentación. Como parte de la dieta de una embarazada se debe incluir vísceras, que pueden ser hígado o riñón; y verduras de hoja verde, pueden ser lechuga, espinaca, acelga y brócoli.

La dieta ideal debe ser balanceada de forma tal que nutra al cuerpo de la madre de todos los componentes necesarios para un embarazo sano. Se debe lograr una combinación de alimentos de los 6 grupos básicos: cereales y legumbres, frutas y verduras, lácteos, carne y huevos, aceites y frutas secas, y azúcares y dulces.

Otro de los componentes fundamentales de esta dieta es el calcio, que se encuentra en la leche y sus productos derivados, como los quesos. El hierro es también es importante y se encuentra en la carne roja y en las lentejas.

Como las embarazadas padecen de náuseas que les provocan repetidos vómitos, la cantidad de ingestión de comida y la frecuencia de esta actividad debe ser mayor.

Pero además de todos estos cuidados lo fundamental es no fumar ni beber, y asistir al médico regularmente.

Fundación Línea de Atención a la Mujer Embarazada

La Fundación Línea de Atención a la Mujer Embarazada brinda ayuda a mujeres en estado que tienen problemas de distinta índole. Este servicio también apoya a las madres de bebés de menos de un año y medio.
Casi diez años tiene ya este grupo de apoyo, que gestiona variados programas y servicios disponibles para quienes se acerquen a esta fundación.

embarazo

La Línea de Atención a la Mujer Embarazada cuenta con un servicio de asistencia telefónica que funciona las 24 horas de forma gratuita y confidencial. Este número es 900 500 505.
El embarazo no es una enfermedad, pero una persona en estado que no se alimente bien, o que no tenga supervisión médica puede sufrir posteriores problemas asociados a la presión arterial e incluso a la diabetes. El bebé de una madre desatendida también puede sufrir las consecuencias en su desarrollo vital.
Por estas razones es tan importante contribuir al cuidado de las mujeres embarazadas desde el momento de la concepción. En este sentido es necesario un acompañamiento trasndisciplinar. La ginecología y la psicológica son solo dos aspectos de la gran cadena que forman estas necesidades de atención.
Una mujer embarazada necesita, además, asesoramiento jurídico y laboral, y también requiere los medios para acceder a los artículos necesarios para los cuidados del bebé.
Necesita tener conocimiento de su estado, los retos que representa y cómo asumirlos de la mejor manera.
La Línea de Atención a la Mujer Embarazada asesora a las mujeres que solicitan orientación técnica tanto de la Comunidad de Madrid como del resto de España.
Para solicitar este servicio gratuito las interesadas deben contactar con los técnicos de la Fundación.
Este grupo de trabajo cuenta también con un servicio de Convivencia Familiar y Social, que tiene como objetivo principal desarrollar diferentes actuaciones por medio de talleres que permitan la reintegración social y laboral de estas mujeres.
Las actividades que ofrecen estos profesionales son:
Taller de Complementos y Alta Bisutería “Belleza Solidaria” (www.bellezasolidaria.com)
Taller de preparación al parto.
Taller de lactancia.
Taller de cuidado del bebé.
Taller de auxiliar doméstico y cocina.